La apicultura y el Sumak Kawsay

Vivir en Armonía o Sumak Kawsay es un conjunto de valores, prácticas y experiencias que provienen de la vida comunitaria de los pueblos precolombinos de américa, en donde se orienta la interrelación armónica entre los miembros de la comunidad, otras comunidades, la naturaleza, los dioses y el universo.

Derechos: CC-BY-2.5

Las abejas son seres vivos que durante millones de años han evolucionado hasta desarrollar un sistema de organización social armónico, en el cual cada individuo cumple una función en beneficio de la colmena. Al mismo tiempo que han co-evolucionado con un sin número de especies vegetales donde con la polinización mantienen una relación de simbiosis con las indispensable para el equilibrio de los ecosistemas.

Este comportamiento y vínculo de las abejas con el medio ambiente es posiblemente uno de los ejemplos mas claros del Sumak Kawsay.

Para quienes nos dedicamos a la APICULTURA conocemos el comportamiento de las abejas, la relación de estas con la naturaleza; entendemos consciente o inconscientemente el concepto Sumak Kawsay, aunque muchas veces no lo ponemos en práctica.

Si comprendemos la importancia de la Apicultura y complementamos esta actividad con el principio del Sumak Kawsay, vamos a entender que la producción de miel no es la labor mas importante del apicultor. Como apicultores debemos saber que somos el vínculo entre las abejas y los seres humanos y que también tenemos el poder de hacer mas fuerte el vínculo entre las abejas, la naturaleza y los seres humanos.

La apicultura posiblemente es una de las profesiones donde el Sumak Kawsay se puede poner en práctica en su totalidad. No solo se trata de la obtención de la miel de abeja, como puede pensar muchas personas, el apicultor también recolecta de las abejas el polen, propoleo, jalea real y cera de abejas, pero todo lo hace con equilibrio y respeto ya que si lo hace de manera irracional se lastimara a la colmena, lo que significa una pérdida para el apicultor.

Los productos que los apicultores han aprendido a obtener en esta relación de respeto, ha permitido que hoy tengamos a nuestra alcance productos maravillosos con propiedades nutritivas y medicinales extraordinarias. Gracias a estas virtudes de los productos de la colmena, la apiterapia es otra de los beneficios que están ganando espacio dentro médicos alópatas y alternativos, así como de pacientes que buscan terapias complementarias para sanar sus dolencias. CC0 Public Domain

Cuando consideramos la función de las abejas en el equilibrio de la naturaleza, entendemos que los apicultores son una herramienta clave para la protección del planeta y nuestra seguridad alimentaria. Debido a ese desequilibrio entre la naturaleza y el hombre, ocasionado por la contaminación ambiental y el abuso de  productos químicos en la agricultura; hoy las abejas corren un gran riesgo de desaparecer. Por lo que los apicultores se han convertido en protectores de este insecto tan importante, para la naturaleza y hombre.

Sumak

Otra de las grandes virtudes de la apicultura es la universalidad, ya que sin importar la condición social, el género, la etnia, la tenencia de tierra, edad, tendencias políticas, religión, etc… puede ser practicada como actividad productiva o hobby. Es esta universalidad que hace que la apicultura comparta los principios del Sumak Kawsay.Y lo importante es que sin importar donde o quien sea apicultor siempre tendremos los mismos buenos resultados.

Cuando comprendemos el concepto de Sumak Kawsay o vivir en armonía, y lo relacionamos con la apicultura vemos que es una actividad mucho mas importante que solo la obtención de miel, es ese nexo entre humanos y las abejas, para que todos tengamos los maravillosos productos de la colmena que nos nutren y que nos ayudan a mantenernos saludables y ha calmar nuestras dolencias;  para que la naturaleza mantenga su equilibrio y  podamos tener comida en nuestros platos gracias a la polinización. Por todo lo anterior y muchas otras cosas mas que hayan podido obviar, la Apicultura comparte los principios del Sumak Kawsay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *